enero 16, 2009

París florece en invierno



Amigo mío, te has enamorado. No es posible que dos semanas después de llegar a París, un París frío, lluvioso y cenizo, como tú mismo lo describías en la primera carta, se convierta de pronto en un paraíso de sol, campos verdes y flores. Tú te enamoraste. Ni París florece en invierno sin motivo.
No lo sé, resulta muy fácil hablar de amor, del ajeno ¿Y qué otra cosa puede ser si no?, dime. Es cierto que París se parece a una mujer, bella, dolorosamente bella, un rayo de luz en el que cabe la inmortalidad; pero cómo le voy a llamar amor si lo que siento es deseo. Sí, bastó una mirada; demasiado efímera para sostenerla, pero suficiente para desearla y soñarla cada día, cada hora, a cada instante. Hasta las costuras, te has enamorado hasta las costuras.
Insistes a pesar de que tu convencimiento no me alivia ¡Cállate!, no es a mí a quien tienes que decírmelo, sino a ella. Háblale, dile como es, sé su espejo, en él que con más nitidez pueda verse.
¡Ay París! Pero es que no te das cuenta. Cómo voy a mostrarle mi deseo si me condena tan sólo por mirarla ¿Le digo que al contemplar sus Campos Elíseos tiemblo ante su Arco de Triunfo? Siento y oigo, caricia a caricia y beso a beso el ascenso a Montmartre; los latidos de mi corazón se confunden con el suyo que es sagrado. Cuánto daría por transformar en infinito, despacio, muy despacio, hoja a hoja, pétalo a pétalo, su Jardín de Versalles; oler y saborear cada flor como si en ello me fuera la vida (que se me va), hasta que la eternidad se convulsione y nos convierta a los dos en uno ¿Se lo digo? ¡Qué si se lo dices!, sube a la Torre Eiffel y grítaselo con todas tus fuerzas, para que lo oiga Francia entera.
Ahí ya estoy, en lo más alto, con ella iluminada igual que las noches más oscuras. Pues adelante, sé valiente y convéncete, de una vez, que a lo que tú llamas deseo en París es amor.
Agradezco tu amistad y los ánimos que me das, pero, entrañable amigo, ya ha pasado el tiempo del asalto a las Tullerías; ya no resulta placentera la toma de la Bastilla si ella no disfruta con su entrega. Las orillas del Sena, con sus puentes o sin ellos, han de ir de la mano.
Tú sabrás, La Libertad es una dama esculpida a cincel, condenada a ver fluir las aguas del ocaso de París. Lo sé, lo sé; y Notre Dame el comienzo en una isla inmóvil en medio del río.
París es París y aunque florezca en invierno, no permitirá que le amen sus damas sin nada a cambio. Y si eres tú quien está en lo cierto, si este deseo fuese amor, antes de que el dolor sea insufrible, enterraré mi corazón al pasar por Montparnasse, camino del aeropuerto. Me quedaré tan sólo con su sonrisa y su hermoso recuerdo. Tranquilo, no tengas prisa, date un tiempo y, si es preciso, espera que París venga a ti; porque si el amor duele, más duele su ausencia.

23 comentarios:

Celia dijo...

¡Genial!. Creo que es uno de tus relatos más bonitos. Está muy bien escrito y maravillosamente descrito.
Hace un més disfruté de todo lo que tan bien narras.
Un abrazo

¤~Estrellita~¤ dijo...

(\ï/)
(/l\)
¸.•´¸.•´¨) ¸.•*¨)
(¸.•´ (¸.•´ .•´
----* QUE MARAVILLOSO ESCRITO, DESCRIBES TODO COMO SI LO ESTUVIERAMOS VIENDO GRACIAS POR ESO Y TUS PALABRAS EN MI POEMA TE DESEO UN BUEN FIN DE SEMANA BESITOSS *----

Mercedes dijo...

Hola, Xoxe:
Me ha sorprendido mucho tu escrito. No sabría decirte por qué. Quizás esa mezcla de voces nobles que van tirando una de la otra como dos amigos en el camino. Ha sido un paseo delicioso. Por cierto, yo lo he leído en dos partes (como si fueran dos escritos;). Me pareció que uno debía terminar en:"...que lo oiga Francia entera". Y luego, he leído el siguiente (otra delicia). Ya sé que ambas partes forman un todo, pero es que a mí me gusta así, sorbo a sorbo; mirada a mirada; trozo a trozo; beso a beso...;por partes...

"Ahí ya estoy, en lo más alto con ella iluminada igual que las noches más oscuras..."
Un abrazo
Merce.

bego dijo...

Una historia de dos miradas, que convergen en una sola en la noche parisina, en lo alto, muy cerca de las estrellas. Beso a beso! Me ha gustado tu historia! Una bonita flor. Y sobre París... lo vería todo, tiene tantas cosas! aunque tenga que comprar una guía, je je :) Feliz finde!

Ave Mundi Luminar dijo...

París no te merece, si tuviera lo que hay que tener, al leer tu relato sobre élla, tendría que salir corriendo a buscarte... ¿O ya lo ha hecho?

Un grandísimo relato Xosé

Enhorabuena.

Un abrazo y feliz finde.

MarianGardi dijo...

Que bello relato Xoxe!!
Paris es una bella ciudad para enamorarse.
Tu relato es erotico pero como diria Roberto Esmoris lo has lijado con piedra esmeril y de fino pasa hasta por debajo de las puertas jejeje
Bueno que tengo que volver a leerlo porque me gustò ese enamoramiento en Paris.
Un abrazo!!

XoseAntón dijo...

Celia, Estrellita, Mercedes, bego, Ave y Marian, a un albariño estáis invitados; pero por favor, administrar bien los halagos que me va a salir muy caro... :))

Muchas Gracias, apertas e bikiños

bego dijo...

:)

fonsilleda dijo...

¿Qué tendrá París?, ¿qué tienen sus aromas y ruas?.
Tengo otro amigo enamorado de la ciudad.
Precioso diálogo parisino y enamorado.
Bicos.

Fermín Gámez dijo...

Ni París florece en invierno sin motivo

Cómo me ha gustado esa frase en especial de este texto tan bien escrito.

Un saludo.

estela dijo...

Precioso paseo.

He estado en Paris....leyendote.

Genial.
Besos.

megg dijo...

precioso paris ,me ha gustado leerte .aun que con frio paris seguirá siendo paris..
un abrazo

amor dijo...

y el desamor y el abandono más aún

un saludo

Carmen Andújar dijo...

Precioso relato. ¡Oh París mon amour!. Yo también estoy enamorada de esta ciudad, tiene tantos rincones que puedes disfrutar, sus jardines, sus iglesias, su arte..En fin que toda ella nos hace disfrutar.
Un abrazo

XoseAntón dijo...

Bueno, fonsilleda, Fermín, estela, megg, amor y Carmen, abrimos otra botella de albariño; París se lo merece, pero lo dicho; despacito con los halagos :)

Muchas gracias a todos, sois muy generosos.

Amanecer dijo...

A veces creemos que es solo deseo, màs cuando pasa el tiempo, sabemos que es amor.
Cierto, es mejor quedarse con esa sonrisa, y ese hermoso recuerdo.
Si, duele màs la ausencia.

Gracias por visitarme!!

Besos y muchos màs.

¤~Estrellita~¤ dijo...

HOLA DESEO ESTES MUY BIEN Y TENGAS UNA LINDA SEMANA SALUDOSS

estela dijo...

Porque simepre apuntas directo a mi sonrisa, me haces sentir cómoda y siempre me acompañas, te otorgo el Premio Dardo.

Y porque vales millones, has sido premiado con el Premio Blog de Oro.

Reglas:
- Pinchar en las imagenes de los premios, en mi blog. y copiar.
- Seleccionar 15 blogs y avisarles

Relicidades

MarianGardi dijo...

Xoxe tienes un blog de amigos que ha sido suprimido se llama: "Porque lo digo yo"
Besos

Balteu dijo...

Ola Xosé Antón, un relato de Paris moi ben feito, da túa letra recorrino, gustoume moito, felicítote pola boa escrita. Non sei se me recoñeces, dareiche unha pista, fomos compañeiros no MACUF e almorzamos xuntos con Mar Guerra, é unha grande ledicia atoparte por aquí, ler o que escribes e os comentarios que deixas, espero que sigamos léndonos.
Por certo de quén é esa frase tan bonita que tes no teu blog “Si la muerte me viene a buscar cuando esté durmiendo, no me despertéis; nada como entregar la vida por un sueño” estou totalmente de acordo con ela.
Graciñas pola túa visita ao meu blog, desde agora, coma se fora a túa casa.

Unha aperta compañeiro.

XoseAntón dijo...

¡Manda carallo!, que pequeno é o mundo. Si coincidimos no MACUF, si almorzamos (xantamos, creo que dis), no podes ser outro que..., (a ver si o adiviño), fumabas Winston he cambiache para o Camel, e decir o revés que fixen eú ¿sí o non?

Unha aperta grande

amor dijo...

este me ha gustado, xose, esta aproximación romántica a parís

mi saludo

XoseAntón dijo...

Gracias, amor, es un placer tu visita. Bienvenido.