enero 24, 2009

La vida de las cosas

Dama efímera

Sacrificio, habrá sacrificio. Dos movimientos para alcanzar el éxito, el mayor al que aspirar, y a uno del sacrificio. Un compañero de fila, dos columnas a la izquierda, comparte la misma suerte. Por la gloria, uno de los dos habrá de sacrificarse. El tiempo, la caída de bandera, otra amenaza. La mano inicia el movimiento, se ha dictado sentencia. Avanza el compañero, el será el sacrificado.

Adelante, un paso, dos; misión cumplida. El peón corona en Dama. Jaque, jaque mate; finalizó la partida. Vencidos y vencedores al cajón; allí, dónde todos son iguales. Fuiste Dama, Dama efímera.

27 comentarios:

Nancy dijo...

¡Qué lindo! Una eterna batalla, sacrificios cíclicos y al final de vuelta todos a una caja donde todos son iguales.
Muy inteligente y asombroso relato.
Saludos

Mari Carmen dijo...

Antes de abrir este recuadro para dejarte mis palabras pensé ¡qué lindo! Y veo que Nancy ya se me ha adelantado :) De todas maneras, qué lindo relato. Precioso. El peón, aunque fuera brevemente, fue el más importante :)

Saludos.

Felisa Moreno dijo...

Qué todas las guerras y los sacrificios fueran los de unas fichas del ajedrez. Enhorabuena compi, me ha gustado. Un beso.

Celia dijo...

Muy ingenioso. En el cajón, todos son iguales. Buenísimo.
Un abrazo

Serio Y. Pérez dijo...

Me haces ver al ajedrez como el drama de una guerra infinita, donde los muertos resucitan en la batalla siguiente. Muy bueno. Saludos

Paco dijo...

Buena partida la que has jugado amigo.

Eso es lo que tiene ser peon en una partida. Puedes ser sacrificado en el inicio o llegar a ser Dama (cosa difícil la verdad sea dicha).

Pues P4R, para la proxima partida

Un abrazo

Mercedes dijo...

Qué bueno y original tu relato, Xoxe. Qué pasada. Me gusta mucho el ajedrez y este relato le dio vida a las piezas en un instante efímero y sorprendente. Enhorabuena. Ha estado genial.

fonsilleda dijo...

Me ha encantado. Sobre todo ese final que reduce a todos: dama, caballeros, rey o alfiles, a un siniestro cajón.
Es como la muerte, al final iguala a todos.
Bicos

difistinto dijo...

Que buen texto. Lo he leido una vez, para conocer su historia y una segunda vez para disfrutar de su lectura.

Paul Bowles dijo una vez que escribia frases cortas porque la belleza de las frases se construia sin errores.

Aqui, lo he comprendido.

Nos leemos.

Moony dijo...

O sea, lo que cuenta entonces es el movimiento justo en el momento idóneo?
Magnífico texto para reflexionar más allá de la fábula.

Un saludo.

Dorotea dijo...

Precioso relato, no sobra ni una palabra, pero todo queda dicho. Me has recordado el tiempo que hace desde que jugué la última vez al ajedrez, eso sí, sin reparar en los sentimientos del peón, esa dama efimera, cuando vuelve a la cajita y solo le queda soñar.
Voleré a tu blog a por más sueños,
enhorabuena.
Un abrazo costasoleño,

El Desván de la Memoria dijo...

Bravo. Este es un relato muy breve pero con un trasfondo que nos transmite mucho. La idea del sacrificio, del éxito; que todo sea un juego, como la vida; que el éxito es efimero y volvemos a empezar "la partida". Que todos somos iguales aunque a veces los movimientos nos lleven por uno u otro camino. Llega a ser profundamente filosófico y es una metáfora de la existencia.
Un abrazo,
Ramón Alcaraz

XoseAntón dijo...

Gracias a todos por los comentarios, sois muy generosos. Pero en este caso, es a Mercedes a quien le corresponden; de ella surgió la idea, nosotros sólo tuvimos que llevarla a cabo.

Bikiños e Abrazos a repartir

PD. Paco, c5; jajaja

Teresa Cameselle dijo...

Dama efímera... Qué bonito. Mejor dama por un día que peón para siempre.
Muy bueno.

Fermín Gámez dijo...

Equilibrio entre concisión y sugerencia. Eso es tan difícil...
Tú lo logras y yo lo aplaudo.

Un abrazo.

Eria.. dijo...

Eso es lo maravilloso del juego que al final todos duermen en la misma caja... que pena que las otras batallas no sean así.
Besitos varios.

Carmen Andújar dijo...

Buena manera de describir una partida de ajedrez. Como en la realidad hay vencedores y vencidos; pero aquí sin muertos.
Un beso

MarianGardi dijo...

Vamos a jugar a las damas?
Veo las fichas ordenadas.
Yo quiero las blancas y tu las negras.
Jaque mate en fila, que tranposoooooo
Ingeniosa historia de jaques y mates
Bekines

Nicté dijo...

y mate, jaque pues, ¿que hará la dama enredada en los peones dentro de la caja?

Abril dijo...

wow!!! quien hubiera pensado en escribir sobre eso?

Me encanto!!

XoseAntón dijo...

Lo dicho, agradezco vuestros comentarios, sois muy generosos y amables.

Por alusiones, Marian; no fui yo quien hizo trampas. Fuiste tú quien tocó la pieza; y pieza tocada, pieza movida.

Apertas e bikiños para todos. Gracias

Ave Mundi Luminar dijo...

Genial XoseAntón,

Incluso las cosas diferentes, son iguales al otro lado de la frontera de la vida... en el cajón...

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

En la caja/cajón todos somos iguales eso me gustó especialmente .
Un saludo desde esta noche isleña

estela dijo...

me encantó Xoxe.
Esas son las únicas batallas que merecen la pena.
saluods.

≈Estrellita≈ dijo...

gracias querido amigo por tus palabras, cuando regrese a mi blog vendre a saludarte hasta pronto

Carmen Andújar dijo...

Una manera preciosa de contar una partida de ajedrez.
Un beso

Andrés dijo...

Peones, damas, cajones, vagabundos,princesas y ataudes, fenomenal, www.harlem-shuffle.blogspot.com