marzo 17, 2010

Te quise...


En este tiempo de espera, dedicado a la absoluta vagancia (siendo vago, nunca creí que se pudiera ser tanto), guardé papel y lápiz -y la musa con ellos- y me dediqué a hacer de escritor. Es decir, nada de nada; que -según dicen-, son los principios del oficio. Abandonado a esa deriva, me dejé atrapar por la curiosidad, tonta y desinteresada, que lleva a perderse en los lugares más insospechados. En el abrir y cerrar puertas, curioseando por el disco duro, me encontré con este texto en la carpeta Tintero, (lugar donde empiezan nuevas ilusiones -y acaban viejos desengaños-; es decir, los intentos de escribir). Ni siquiera tenía título, aparecía guardado con frase y media, por lo menos, como los suele guardar Word cuando no se les da nombre (creo que eso fue lo que me llevó verlo), y al leerlo me sorprendí. No lo reconocía. Aunque estaba en la carpeta Tintero, donde guardo los archivos que escribo yo, no me sonaba en absoluto. Si fui yo quien lo escribió, a saber cuándo y por qué; también cabe la posibilidad de que se trate de algún ejercicio del taller, la parte de un texto para trabajar con él... No lo sé.  Al fin y al cabo, eso es lo de menos; la razón de porqué lo subo es para preguntaros si a vosotros os ha sucedido algo así; encontrarse con un texto, casi con toda probabilidad de uno mismo, y no reconocerlo.

Intentaré recompensar vuestros comentarios más adelante, cuando termine de recuperarme (otra muy posible causa de esta anécdota). Gracias y bikiños a montones.
     
El dichoso texto (advierto que modifiqué -corregí- algunas cosas, por si se diera el caso de que no nació precisamente en la carpeta Tintero. También añado una imagen bajada de Internet para crear ambiente):

"Te quise. Te amé con la desesperación de un hambriento. Apareciste en silencio, como un barco sin motor; un barco de vela. Llegaste con el viento, ondeando el trapo. Te quise. Te amé sin temor y sin juicio. Me cautivaste con el sigilo de la brisa; en medio de un mar en calma, entre susurros y suspiros. Te quise. Te amé hasta el tormento. Eras una parte de mí que había perdido y que no he vuelto a encontrar desde que te conocí. Te quise, nací queriéndote. Esa sonrisa tuya, que abre las puertas del cielo. Te quise. Y te quiero con la vehemencia de una tempestad. Te quise y te continuaré queriendo; quizá porque algo en mí necesite del azar de los sueños o, tal vez, sólo se trate de ausencia. El vacío que dejará tu partida se agranda cuando te acercas."

9 comentarios:

MarianGardi dijo...

Muy bello el texto con una fuerza tremenda, hijo que pasión!!
Un bikiño y alegrándome de tu vuelta

Ardilla Roja dijo...

Un texto muy apasionado. De ser la destinataria me habría lucuado ;)

Hola Xose: A mi me ocurre a veces. Supongo que nos pasa a todos.

Espero que estos sea el despegue para una completa recuperación. Se te echa en falta.

Un abrazo.

fonsilleda dijo...

Pasión sin barrera, afirmación del amor. Al leer el texto da la sensación Xosé que el protagonista se lo tiene que repetir, como si no se lo creyera o no pudiera terminar de aceptarlo.
En cuanto al resto, sí, a mí que soy casi una neófita (en mi caso deben ser, es posible, los años jajajjaaja) en esto de la escritura ya me ha sucedido. Así que ahora, incluso me guardo los comentarios que hago y me gustan. Simplemente para tratar de recordar que soy capaz de...
Un placer verte por aquí.
Bicos.

Mercedes dijo...

Hola, Xose:
A mí sí que me ha ocurrido eso de encontrar un escrito y dudar si era mío o no. Los malos, enseguida los asumo como propios, y justifico que los haya relegado a una carpeta oscura. Sin embargo, los buenos (buenos al leerlos y pensar que son de otra persona), me hacen dudar si de veras lo escribí yo o no.
Estos escritos suelen brotar de forma sigilosa, como los nuevos tallos en primavera, y tienen vida propia; mucha vida (hablen de lo que hablen...). Quizás por eso, a veces, no nos queda claro si son nuestros o no (una duda que engrandece).
Desde luego, tu texto me parece una pincelada de lujo. Una pompa de jabón impregnada de arco-iris flotando en el ciber espacio. Y como dicen que la belleza si se toca se desvanece, me voy de puntillas y me llevo el aroma de esta tierna flor que encontré en tu jardín.
Un abrazo de primavera.

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Xosé, cuantas cosas tenías guardadas en ese tintero...amor, sensualidad, recuerdo...te añoro y nada más verte, ya siento tu ausencia.

Poco a poco, Xose, sacas las letras del tintero, te esperamos sin prisas pero sin pausas. Bicoooo.

mar dijo...

Hola XoseAntón
¡Menuda declaración de amor!, maravillosas palabras.
A mi me pasa muchas veces, cuando hace mucho que no leo algo escrito hace años me encuentro con que no lo reconozco, solía pensar que es porque mis sentimientos con respecto a la situación descrita habian cambiado.
Pero ahora que estoy de descanso y releo antiguas entradas en mi blog me pasa lo mismo, y como a Mercedes cuanto más me gusta lo que leo más dudo de mi autoría, finalmente no me queda más remedio que sucumbir ante las pruebas, en mi blog unicamente escribo yo.
Que te recuperes muy pronto y vete desempolvando el papel y el lapiz para la vuelta, que seguro que tienen escondidas muchisimas historias que esperan ser guiadas por tu mano para salir a la luz.
Un beso de Mar

Celia dijo...

Hola querido Xosé.
Para no recordarlo... tal vez sea demasiado intenso. Precioso. Lleno de imágenes amatorias parece, orientadas hacia un infinito que a la postre, te torno finito por el no recuerdo.
A mí me ha ocurrido muchas veces eso de encontrar textos que no recordaba en absoluto.
Pero siempre han sido fruto de la creatividad y no del sentimiento ya que de ser así, quedarían en la memoria.
Mil besos, y te esperamos con aquel bullicio de antaño.

XoseAntón dijo...

A mí lo de no reconocer un texto hasta el punto de dudar de la autoría es la primera vez. Sí que me olvido de ellos, pero al volver a leerlos, a veces incluso sólo el título, ya me acuerdo. Aunque al leeros a vosotros me alivia :))) es que ya empezaba a pensar el "alemán". Y estoy completamente de acuerdo con lo que dice Celia, se me olvidó porque se trataba de una redacción ficticia, sino seguro que la recordaría. Inteligente apreciación.

Muchísimas gracias por estar ahí, a pesar de que me estoy manteniendo alejado, continuáis mimándome de esta forma; hacéis que se sienta muy querido.

Bikiños

gustavo dijo...

X0SE....

UN SÍ R0TUND0 A TU PREGUNTA
LAS PALABRAS DICHAS-ESCRITAS ALGUNA VEZ P0R MI
N0-S0N-MIAS¡¡¡¡¡
N0 SE, PERTENECEN A UN M0MENT0 EXTRAÑ0, RRESP0NDEN A UNA MIRADA SIN SENTID0---SÍ, ME HA PASAD0
ESPER0 QUE ESTES MEJ0RAND0000