abril 18, 2009

Sábados de Mercedes: Primavera sin flores



Ingenio y mal genio se unían para ahuyentar los amigos y vecinos de Julián. Andaba el hombre con paso cambiado respecto a su pueblo, ni intenciones mostraba de acompasarlo. Desde luego que no, y menos mientras continuara lloviendo. Estaba harto.

Llovían quejas por la mañana en la panadería, en la carnicería, en el supermercado; a mediodía en la comida, a la hora del café y la partida en la taberna; agua día y noche sin parar. Cuando no caía del cielo, la llamaban a gritos.

¡Este año no hay primavera!

¡No para de llover!

¡Con este tiempo no nacerán las flores!

¡Y las que nazcan se las llevará el agua!

¡Nos vamos a quedar sin primavera!

¡Pasa, Julián, no te quedes en la puerta!

¡Entra, que te mojas todo!

¡Qué manera de llover!

Hasta las narices, estaba hasta las narices. ¡Qué coño tienen que ver las flores!

¡Sin flores no hay primavera, Julián!

¡Cojones!, eso lo dirás tú, todo el pueblo, me da igual; podéis decir lo que os dé la gana. A ver si os creéis que al ahogarse las flores también se ahoga la primavera. Pero a nadie parecía importarle lo que él decía, daba la sensación de que se había puesto en marcha una confabulación para convencerlo de que a este año se le iban a ir por el desagüe por lo menos tres meses.

Partió a la ciudad sin decir adiós siquiera, ni a los que le preguntaban les respondía más allá de: ni yo mismo lo sé.

Regresó en una furgoneta, cargada de paraguas de todos los colores. Las descargó en la huerta, a la vista de quien quisiera verlo. Pensaran lo que pensaran, le importaba una mierda. Esperaría a la mañana siguiente, se dijo. Y, efectivamente, también aquel día se meaba el cielo por las cuatro esquinas.

Comenzó a plantar paraguas como si fuesen coles, abiertos y cerrados iban añadiéndose al surco en fila de a uno. Huerta y jardín, las copas de los frutales e, incluso, un pino que guardaba la entrada de casa como perro guardián, lucían coloridos y engalanados.

Ya podía llover!, lo que quisiese, que sin primavera nadie se iba a quedar.


¡Ni de coña! A falta de flores sobraban los paraguas de… (¡hostias!, el pareado ahora no). Que a Julián le importaba, como decía él: ¡una mierda!, la primavera, las flores, los paraguas y sus vecinos; lo único que deseaba es que se cambiase de tema de conversación en el pueblo. Ya estaba harto de que le hablaran siempre del tiempo.

31 comentarios:

estela dijo...

Si la vida no te da flores,
dale colores.

Julian sabía como darle fin a una conversación.

Me ha parecido precioso tu relato.

besos.

amor y libertad dijo...

en abril las aguas mil, dicen

Mercedes dijo...

Hola, Xoxe, pues nada, que a falta de flores buenos son paraguas, jajajja. Muy bueno y original. No lo pierdas para cuando los demás tengamos el cuento del paraguas listo; que la primavera se ha "liao" un poco y ya ves... Me guardo la fotillo de los paraguas porque me encanta.
Y, di que sí, que cambien ya de tema, que la gente se repite más que los lunes.
Un abrazo floreado.
PD: ya sabes que este sábado no puedo conducir, pero sí que puedo leer los relatillos que me de tiempo.

alfredo dijo...

...Genial, Hiperrealista, me imagino a Juan Antonio Bardem dirigiendo un corto con este guión, en blanco y negro en la España profunda y claro como no, Julián, sería Fernando Fernán Gomez, sólo al final el campo de paraguas coloreados a mano como se hizo con algunas películas de entonces.

Un placer leerte.

Dorotea dijo...

Así nacen los mitos, ¿no te parece? Un pueblo puede olvidar una primavera pasada por agua y con escasa floración... pero un huerto con paraguas de colores como si hubieran nacido ahi mismo de unas semillas mágicas traídas de un país imposible de localizar por Google Earth.
Me cae muy bien ese Julián.
Un abrazo.

fonsilleda dijo...

O certo e que chove.
Jajajajajaja. Me ha encantado esta casi especie de fábula. Aparte de una pequeña o gran dosis de surrealismo.
¡Bien!, me gusta pasarme por aquí.

Ardilla Roja dijo...

jajajajaja Muy bueno Xosé. Idea genial la de plantar los paraguas como si fueran coles.

Me ha encantadoooo!!

Muchas gracias por subirte al bus a pesar del cambio de planes de última hora. Sois unos corazones de chocolate.

Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Xose muy gracioso el relato. Veo que ha habido dos sábados literarios; pero bueno más riqueza.
Un abrazo

Any dijo...

Ey Xosé! Yo quiero ir a ese pueblo para ver los paraguas-flores! Me encantó este relato, que buen paisaje podría armarse con paraguas, que idea para un escenógrafo o una vidriera! Genial!
Me transmitiste además el estado de ánimo de Julian, que es el mio generalmente los lunes :(
Excelente Xosé, un placer leerte
un abrazo

Balamgo dijo...

Tema recurrente de conversación del tiempo. Muy divertido y sagaz. Un saludo.

megg dijo...

walaaaaaaaa que original!!!
besazos desde el bus de los sabados

CASANDRA dijo...

ja, ja, ja si hasta lo veo a Julian rezongando de aquí para allá. Me ha encantado y ha sido sumamente creativa e ingeniosa y entretenida (y muchas cosas más...) tu propuesta.
cariños José.

Mimí dijo...

Me he quedado prendada con uno rojo proyectando la luz sobre la entrada y el pino.

Voy a probar en mi huerta, que antes porque no caía ni gota de agua y ahora... las babosas nos miran golosas.

Abrazo desde los Soles Extremeños.

MarianGardi dijo...

Xose te aconsejo que pongas la letra mas grande en el blog, o la tendré que agrandar yo desde mi ordenador (puedo hacerlo también).
Encuentro que cuesta leer tus post, por tamaño y color.
¿Nadie te lo ha dicho?
Ahisssss!!!
Besucos

gustavo dijo...

ES UNA DELICIA...EL ABAD0 D EH0Y SE ME HA HECH0 UNA DELICIA LEYEND0 ESTE SABAD0 DE MERCEDES...HE TERMINAD0, A FALTA DE QUE 0TRA GENTE ENTRE, EN TI...Y EL C0L0F0N HA SID0 FANTASTIC0...ME HA ENCANTAD0 ESTE ELAT0...ADEMAS, C0M0 S0Y DE PUEBL0...ESTE SE LLAMA VEZDEMARBAN...C0M0 QUE C0N0ZC0 LE TEMA...C0M0 QUE N0 H ESALID0 DE CASA...GRACIAS Y SALUD0S...

Maat dijo...

Puffff, que lait la de Julián...
Un relato chocante, vaya que sí. Pero me has dado una idea. Al primer geranio que se me muera en el balcón, lo sustituyo por un colorido paraguas. A ver que opinan los vecinos. Jejeje....

Un abrazo

Maat

chonoman dijo...

pOR FIN SIN ALERGIAS PRIMAVERALES. mUY BUENO Y COLORIDO.UNA BUENA IDEA.
BESOTES.
PAOLA

lys dijo...

Siempre llega la primavera, a veces no es tan obvia, pero siempre se ve y se siente.

Un relato bueno con par.

Te dejo un beso

Fermín Gámez dijo...

Una historia muy divertida.

Me gustan los personajes que llevan el paso cambiado y sobre todo no tienen intención de enderezarlo.

Paco dijo...

Echaba de menos tus textos Xose.

me alegro de que no regales de vez en cuando uno como este.

Un abrazo

XoseAntón dijo...

Gracias a todos por la visita, por el comentario y tanta generosidad y comprensión.

Gracias, MarianGardi, no sabía que se veía tan pequeño, desde aquí, más o menos el tamaño de la letra me parecía parecido al de los demás. Intentaré descubrir a ver como se puede aumentar, aún a riesgo de que me ocurra lo que a Megg, que conociendome, es lo más fácil.

Bikiños e apertas a repartir.

Celia dijo...

Hola amiguin.
Eso de plantar paraguas es genial. Siempre tienes ese toque original, que hace una gracia...
Unos bikiños.

Teresa Cameselle dijo...

Pero home, si non falamos do tempo, de qué imos falar entón?
Jajaja, pregunta de examen, ¿qué es lo primero que le dices a un desconocido?:
-Hace buen día hoy.
ó
-Vaya tiempo que hace.

Me han encantado la idea de los paraguas de colores, de repente le dio un giro de realismo mágico a la historia.
Nos vemos en Vigo?

XoseAntón dijo...

Al igual que a los demás, Celia y Teresa, gracias a las dos; siempre estáis ahí, cerca muy cerca. Gracias a todos por vuestras atenciones y ánimos.

Nos vemos en Vigo, claro que sí, Teresa.

Bikiños a las dos

Nancy dijo...

Muy original tu texto, me gustó mucho. Aquí, de este lado del mundo hace tal calor que nos caería bien una que otra lluvia.
Bikiños y apapachos
:o)

entresuelos dijo...

me encantó el texto, y el blog, me pasaré mas veces...un gran saludo.

Tétis dijo...

Olá Xosé,

Como sempre uma criatividade e uma imaginação fora de série!...

Só a ti passaria pela cabeça plantar "chapéus de chuva" (paraguas) coloridos para que nessa Primavera houvesse flores.

Adorei o relato e a imagem das paraguas coloridas.

Maravilhoso.

Bikiños

mar dijo...

¡Que bueno!, veo que Julián practica eso de "al mal tiempo buena cara" y sabe encontrar la forma de dar color a los días grises.
Me ha encantado tu relato
Un beso de Mar tardío

goyo dijo...

al mal tiempo... buena cara
un abrazo

Poseidón dijo...

Olá Xosé,

Esto del mal tiempo anda combinado con la crisis, parece que se juntaron..

Estoy deseando que llegue el verano y el sol del mediterraneo para ir a descansar..
Un abrazo amigo

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Me perdí la plantación de paraguas, pero más vale tarde que nunca.
Llueve en Andorra así que pondre tiestos con parasoles, con sombrillas, a ver si se anima a aparecer el sol, elios.

Quejémonos a Júpiter el repartidor de rayos y que aparezcan Iris, Apolo y Flora.
Un biko, relato delicioso.