diciembre 09, 2008

Andrómina

La reflexión sobre "´Todos mentimos" de Ave mundi luminar, que aconsejo lean: http://mejordeloqueparece.blogspot.com/, me recordó un relato que escribí hace mucho tiempo.

Sirva como admiración al buen trabajo de Ave mundi luminar.

______________________________

Dña. Quimera Figurado De Lirio, famosa por su tentador cuerpo inexistente, procedía de las aparentes dinastías de los Figurado y de los De Lirio, paterna y materna respectivamente. Se crió en un mundo irreal, desarrollando una figura que era una ilusión y un atractivo que parecía un sueño. Era tanta la belleza de aquel ser etéreo, y tan prometedora, que D. Propio Hacedero Verismo, extranjero en aquel mundo, quedó irremediablemente prendado. Tampoco Dña. Quimera pudo resistirse al prometedor realismo de tan extraño y atrevido forastero.

Ante estas circunstancias: el amor crece hasta quedar ciego, y creció; la atracción atrae hasta fundir la dualidad en unidad, y atrajo; el deseo se convierte en irrefrenable, y se convirtió. La suma de estas fuerzas sólo encuentra un lugar donde detenerse, y no es otro que el altar, pese a quien pese. Y pesaba, tanto que ni la familia de D. Propio ni la de Dña. Quimera aceptaban bajo ningún concepto semejante casamiento. Pero el conflicto superó el ámbito familiar e involucró a los dos mundos por igual.

La terquedad de los enamorados era tan ilimitada como la existencia y la no existencia juntas. Por ello la diplomacia no encontraba solución a un nimio conflicto familiar. Los servicios de inteligencia se acusaban mutuamente: unos , que la irrealidad y la locura habían permitido un idilio imposible ante la incapacidad de controlar el infinito; otros, que la realidad y la inflexibilidad intentaba encerrar en su espacio limitado un mundo que no le pertenecía.

Los propios diplomáticos discutían, ya todos contra todos, sin encontrar la explicación o solución que apaciguase los dos mundos. Los que pretendían representar a D. Propio culpaban a los otros de practicar el intrusismo en sectores ajenos. Decían que al ser introducidos factores inestables como la imprevisibilidad, la locura, etc. en situaciones precisas, caso del amor, el deseo, etc. fragmentaba los límites reales y anulaba toda posibilidad de control. La insignificancia de un embrollo familiar, conflicto en el que se habían involucrado, nunca podría llegar a semejantes extremismos si el otro mundo, no intentara sumergirlos en la confusión y en la incapacidad de autoidentificación.

Por otro lado, los que asumían la representación de Dña. Quimera, estaban convencidos de que D. Propio, y los suyos, intentaban utilizar un mundo que, a la vez que lo negaban, pretendían dominarlo. Al mundo del novio lo acusaban de rechazar lo incomprensible, cuando era su propia realidad la que se imponía como una existencia innegable; igual de evidente que su incapacidad de comprenderse.

Nada impide que en un mundo irreal como el de Dña. Quimera se incluyan o excluyan: D. Propio, los suyos, su mundo y todos los que sean, o no, necesarios. La generosa infinitud de lo irreal, de lo inexistente, no es sino, un campo ilimitado donde germina la semilla de lo existencial. Y ambos mundos pueden ser uno en un espacio desconocido, pero los límites de la realidad nunca se podrán entender, ni comprender, más allá de su propia existencia. Por eso ellos, el mundo irreal; no tolera unos límites que a la realidad le son insuficientes, pero que le resultan imprescindibles para saberse como tal. Tampoco acepta sus pretensiones de medir lo ilimitado; ni que su autoafirmación dependa del dominio de conceptos incontrolables como pueden ser el amor, el deseo, e incluso la felicidad, etc.

Ambos mundos eran incapaces de entenderse y el conflicto que habían provocado Dña. Quimera y D. Propio no disminuía, es más, amenazaba con fundirlos entre sí, donde la realidad y la irrealidad fuesen las dos con la misma intensidad. Cada cual necesitaba de su propia identidad, bien por la necesidad que uno de ellos tenía de si mismo y de comprenderse, o para que el otro, pudiendo o no entenderse, no se necesitase para ello.

Dichas partes, después de un frustrado intento de detener el casamiento y ante la amenaza que suponía el posible fruto de esta unión; sobre todo por la capacidad que tenía semejante alianza para producir una variedad de hijos imprevisibles e incontrolables, optaron entonces, por negociar una postura de mutua conveniencia. Para ello decidieron crear de si mismos un mundo a donde mandar a los desposados. A semejante creación le fueron impuestas una serie de condiciones entre las cuales destacaban dos por ser indispensables para existir como tal: la primera fue que en ese mundo podrían participar sus dos creadores; y la segunda que dicho mundo nunca tuviese la capacidad de invadir por si mismo a ninguno de sus creadores.

Se puede decir que a Dña. Quimera y D. Propio les regalaron un mundo el día de su boda. Lo llamaron Andrómina y en él tuvieron tantos hijos que la razón no permite conocerlos, ni entenderlos a todos.

***

Juego de palabras:

‑Andrómina: Mentira.

‑De Lirio: Delirio/Locura

‑Figurado: Irreal

‑Hacedero: Realizable

‑Propio: Real

‑Quimera: Ilusión

‑Verismo: Arte de lo verdadero


_____________________________________



6 comentarios:

Ave Mundi Luminar dijo...

En primer lugar gracias por incluir en tu blog una referencia a mi "reflexión-ladrillo" sobre la mentira.

En segundo lugar decirte que el placer de habernos descubierto como blogeros es mutuo sin lugar a dudas.

En tercer lugar agradecerte el regalo-historia, sin duda será un texto de constantes referencias-metáforas de las que echar mano para comprender cosas de las que suceden en ese día a día que "tantas mentiras nos cuesta".

Saludos

Celia dijo...

Hola. Pelín complicado. Debe de ser que estoy "espesa".
Me parece ingenioso. Tengo que releerlo mañana y lo disfrutaré estan un poco mas despierta.
Saludos

Paco dijo...

Muy ingenioso si pero dificil de seguir.

Más que mi ecuación al menos

Lo leere de nuevo haber que sale de esto.

Un saludo

XoseAntón dijo...

Ha sido un placer leerte Ave, tocas uno de los temas que más quebraderos de cabeza me ha dado, y seguramente continuará dándome.


Celia, Paco, por Dios, no le deis muchas vueltas al tema, fue uno de mis primeros relatos y salió como salió, es decir, casi indescifrable. Muchas gracias por vuestra visita y, también, por no mandarme a freir espárragos.

Un amistoso saludo a los tres.

estela dijo...

Un mundo donde la mentira y la verdad se hacen una?
donde lo real y lo irreal se funden?
Interesante relato.
Saludos.

XoseAntón dijo...

Algo así estela, aunque dudo de que fuese habitable :)

Gracias por leerlo y no condenarme de por vida.

Bikiños